LA TRABAJADORA (Elvira Navarro)


Estoy leyendo algo fascinante ―un texto que me enreda a lo largo de 149 páginas― con un ecuador que sabe a genialidad: y de repente se acaba sin acabarse.
Pienso en ello. Reflexiono. Releo el espúrico desenlace. Disecciono esta novela que no quiere serlo o que no quiere acabarse, una historia que ―consciente de su continuidad― evita cualquier final, pues todos ellos serían postizos.
El planteamiento es intenso, escrito con una prosa exigente, obsesiva, apabullante: que no te deja respirar. Estamos ante una primera parte no apta para lectores glotones, literatura cocinada a fuego lento muy recomendable para lectores avanzados o deseosos de avanzar.
El nudo es reflexivo y justificador. En esta segunda parte se cierra una esfera que no podía quedar abierta. Y empieza a rodar. Esta esfera contiene el micromundo de la Trabajadora, una mujer frágil ―tanto por dentro como fuera― enfrentada a una sociedad indiferente, hostil, paralela. La Trabajadora es su trabajo, su vida es su mundo laboral, el resto apenas cuenta y ella busca un resto que sí cuente. «Qué das, qué recibes, qué esperas y cómo te organizas», le pregunta su psiquiatra, cuestión que nuestra protagonista relaciona únicamente con un trabajo-jaula que ella misma se construye día a día ¿para no perder la cordura o porque la está perdiendo?
El falso desenlace es corto, frío, sospechoso. La tercera parte de un «libro que no está terminado». La Trabajadora no puede o no quiere inventarse un final y nos arroja un final-principio que a mí me deja vacío porque quiero más y no hay más ni se sabe si habrá más.


*La trabajadora vive aquí: 
*Y Elvira Navarro, aquí:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tú comentario:

Últimos Comentarios