Desde mi olvido (Victoria Alonso)


Desde mi olvido es una novela mágica. Embrionaria y todo, vuelve a subyugarme. La falta de oficio de la autora no pudo con su talento. Recuerdo que la primera vez que la leí (hace seis años), se me metió muy adentro. Estaba leyendo obras grises (por no decir mediocres) para un evento literario y Desde mi olvido fue el diamante entre mondas de patata.
En esta novela corta: lo que menos importa es la inexperiencia de la autora. La genialidad que despliega lo cubre todo. Narrada en primera persona por Théo de Anjou, podríamos decir que la autora desaparece antes de empezar a narrar; podríamos decir que el narrador es el protagonista; podríamos decir que hubo desdoblamiento literario.
Recuerdo que hablé con Victoria (Alonso). Me reveló que había escrito esta historia de un tirón, en muy poco tiempo, y que le había salido del alma. Quizás ahí está la clave: se dejó un pedazo entre las páginas. Algunos autores escriben sin ton ni son y Victoria escribió su ópera prima con mucho ton y sobrado son.
Desde mi olvido es quizás uno de los libros menos leídos. Porque no estaba disponible. Era imposible (o casi) conseguirlo. Tal vez un ejemplar usado. Y de repente aparece (o consigo) una caja (llena). Y lo pongo en la microlibrería Reynaert. Y escribo esta crítica resucitadora.
No, Desde mi olvido no está disponible en ebook.
No, no encontrarás ni una mísera reseña.
No, nadie escribió sobre esta novela.
No, no he hablado con Victoria.
Sí, me gustaría entrevistarla.
Sí, escribe (pero poco).
Sí, con el alma.
Sí, siempre.




Pincha en el título  y consigue tu ejemplar:
                       Desde mi Olvido

2 comentarios:

  1. Soy de los pocos privilegiados que, como tú, tiene esa obra y que, por lo tanto, ha disfrutado de la pureza de su enorme poesía descriptivo-narrativa y del enorme poder visualizador y generador de sensaciones que encierran sus palabras.
    En mi opinión, siendo esta una novela corta y su autora ilustradora, debería la autora recrear algunas escenas de la misma e imprimirlas en una buena calidad. Dada la imposibilidad de reeditar, se me ocurre que podía enviártelas y que el lector, a ciegas, eligiera alguna, porque claro está, tú se las ofrecerías por el revés, y así se la llevaría con el libro... (Marga es un sinvivir de ideas... Que la autora me perdone).

    A mí también me gustaría esa entrevista con la autora.

    Parece ser que sí, que los milagros existen... Sin embargo, que nadie olvide que se necesita mucha rogativa y la intersección mediadora de alguna santidad...

    Abrazotes muy gordotes (Eres un sol, Salva)
    Posdata:Dice un proverbio que si algo no salió como se esperaba no es un fracaso. Es, simplemente, que aún no era su momento... (santa paciencia la del sabio, la de los santos intercesores y hasta la de los "dioses" -que también los dioses, airados, se ciegan y se se equivocan, y debe ser por ello que castigan a quien no deben- y la del artista creador para no perder la fe: en sí mismo, en el cotarro editorial, y en el género humano que lo maneja...)


    ResponderEliminar
  2. En este mundillo literario nuestro de cada día, a veces se publica lo que no se debería publicar al tiempo que se rechaza lo que no se debería rechazar. Ciertamente, "Desde mi olvido" fue publicada, pero no tuvo la repercusión que merecía. Ni siquiera ahora la tendrá. Pero seguiremos perseverando. Todo sea por amor al arte.

    ResponderEliminar

Tú comentario:

Últimos Comentarios